20 oct. 2013

Elisa y Marcela - Más allá de los hombres - Narciso Gabriel

De Narciso Gabriel

Marcela y Elisa se conocieron mientras estudiaban en la Escuela Normal de Maestras de La Coruña, donde se formaban las futuras profesoras de enseñanza primaria.
Su amistad dio paso a una relación más íntima. Los padres de Marcela, viendo que la amistad aumentaba más allá de lo social-mente permitido, y temerosos de un posible escándalo, enviaron a su hija a Madrid. Pasó el tiempo y ambas, una en La Coruña y la otra en Madrid, terminaron sus estudios. 

Volverían a reencontrarse cuando Elisa fue destinada como maestra interina a Couso, una pequeña parroquia de Coristanco en La Coruña. 

Cerca, en Vimianzo, en la aldea de Calo, se instaló Marcela, ya como maestra superior. Como consecuencia del mismo decidieron vivir juntas en Calo, donde Elisa ejercía.
En 1889, Marcela tuvo que ir a dar clases a Dumbría mientras Elisa permanecía en Calo, pero siguieron manteniendo el contacto ya que Elisa se trasladaba a la localidad donde residía Marcela.

En 1901 Elisa adoptó un aspecto masculino (con el cual se presentó en la Escuela Normal para solicitar un certificado de estudios), se inventó un pasado y se convirtió en Mario.
Para este pasado inventado tomó como referencia a un primo suyo muerto en un naufragio.

Se inventó además que había pasado su infancia en Londres y que su padre era ateo. 

Ante esta última circunstancia, el padre Cortiella, párroco de San Jorge, bautizó a Mario el 26 de mayo de 1901 (además, recibió la primera comunión), y posteriormente casó a la pareja el 8 de junio de 1901 tras la publicación de las amonestaciones. La ceremonia matrimonial fue breve, los padrinos dieron fe de su validez, y la pareja pasó la noche de bodas en la pensión Corcubión, de la calle de San Andrés.

Editorial Libros del Silencio

Protected by Copyscape Online Copyright Protection

No hay comentarios:

Publicar un comentario